¿Cuáles son los factores de protección y riesgo en psicología y por qué es importante evaluarlos en los pacientes con cáncer?
14 noviembre, 2022

...La Fundación ha facilitado espacios de integración y esparcimiento para Manuel ...


EL INICIO… :Mi hijo fue diagnosticado el 29 de marzo de 2021 y después de una larga hospitalización conocimos la enfermedad llamada Leucemia Linfoblástica Aguda. Al principio estaba en riesgo intermedio y con el pasar del tiempo pasó a ser de alto riesgo. Nunca nos imaginamos que unos moretones en las piernas, el cansancio y un dolor agudo en la garganta, que parecían ser síntomas gripales, fueran los primeros signos de una enfermedad que nos cambiaría la vida.
LO MÁS DIFICIL… Como madre, el simple hecho de saber que mi dulce y amado hijo tiene esta enfermedad ya es difícil por todo lo que concierne a esta condición, pero si le pregunto a Manuel qué ha sido lo más difícil para él, sus respuestas son “Dejar de comer lo que más me gusta, no poder compartir con otros niños, no poder jugar tranquilo en el parque como los demás, estar encerrado en un hospital, y las chuzadas a cada rato”. Esto me lleva a pensar que de alguna forma significa dejar de ser niño, al no poder disfrutan y gozar de ciertas libertades que dan gozo a la inocencia.
EL APRENDIZAJE…Bien dicen por ahí que al lado del estudiante aprende el “maestro” y mi hijo sí que me ha enseñado cosas. Él me ha dado lecciones de paciencia y serenidad cuando hemos tenido que enfrentar un nuevo ciclo de quimioterapia, o la tensión de las citas médicas, o esas urgencias que no avisan. Pero sobre todas las cosas, mi hijo me ha enseñado a confiar y a entregar siempre todo a Dios.
LO MÁS VALIOSO…Ha sido otorgar importancia a esa cátedra sobre los hábitos de vida saludable, que a veces como padres ignoramos. Por ejemplo, ahora somos más conscientes de la necesidad de erradicar hábitos no tan saludables para el cuerpo, en especial lo que tiene que ver con la alimentación.

También ha sido valioso el fortalecimiento del vínculo afectivo entre mi hijo y yo, ahora es más sólido y armonioso… es como la miel extra en el pan cake, dulce e inseparable, así estamos.
MI EXPERIENCIA CON LA FUNDACION… La Fundación ha facilitado espacios de integración y esparcimiento para Manuel, en los cuales él ha podido participar en igualdad de condición y con todos los cuidados que solo los implicados sabemos que debemos tener. ¡La Fundación ha sido nuestro apoyo y bastón en este proceso!

“Ninguna persona en el mundo debería dejar de soñar por difícil que parezca la vida, siempre hay formas para salir adelante, para ser positivos, y para reír a pesar de las circunstancias. Lo más importante es tener mucha fe en Dios, porque él todo lo puede, todo lo ve y nos cuida como a sus hijos preferidos.”

- Mamá de Manuel Alejandro Pérez – 10 años

Comments are closed.

//]]>