Esta vez es un agradecimiento…
22 diciembre, 2022

...Hoy me siento muy agradecida por el hecho de poder servir y ayudar a otros pacientes del Instituto Nacional de Cancerología ...


EL INICIO… :El 26 de febrero del 2021 luego de estar casi un mes hospitalizada sin diagnóstico, con un gran deterioro en mi salud, y luego de múltiples exámenes incluido un aspirado de médula ósea, me diagnosticaron una Leucemia Promielocítica Aguda.
LO MÁS DIFICIL… fue sentir que iba a morir pronto y tener una gran incertidumbre por mis hijos de 4 y 6 años. Fue difícil además aceptar una nueva condición de vida y enfrentarme a una enfermedad desconocida para mí. Entendí que el cáncer no solo ocasiona la caída del cabello, sino que hay muchos otros síntomas derivados de la enfermedad y el tratamiento que afectan a cada paciente de manera distinta. En mi caso presenté lesiones en la boca, dolor en piernas y manos, fuertes dolores de cabeza, y alteración del gusto, entre otros. Ni que decir de los cambios en mi estado de ánimo, fueron inevitables porque estuve hospitalizada por semanas y meses.
EL APRENDIZAJE…La vida es tan corta que solo nos resta ser agradecidos por la oportunidad que tenemos día a día al vivir un día a la vez, por compartir con mis hijos, mi esposo, mis padres, mi familia y mis amigos. Aprendí a dar lo mejor de mí hoy, porque el mañana es incierto.
LO MÁS VALIOSO…Reafirmar mi fe en Dios, mi Dios de milagros, que me sano y me dio un propósito de vida, y una segunda oportunidad para vivir y para servir a personas que están actualmente en tratamiento.

Hoy llevo la palabra de Dios por medio del arte, porque en medio de la prueba Dios me dio muchos sueños y promesas que hoy veo cumplidos, incluso unos que jamás soñé, así como lo dice en su palabra Jeremías 29:11
MI EXPERIENCIA CON LA FUNDACION… En septiembre de este año, en el control mensual con mi Hematóloga, uno de los ángeles que Dios envió para mi proceso, la doctora Virginia Abello, le comenté que yo quería enseñar a los pacientes a pintar, así como yo lo pinté cuando estuve hospitalizada. Ella me puso en contacto con la Fundación y me vincule como voluntaria. Hoy me siento muy agradecida por el hecho de poder servir y ayudar a otros pacientes del Instituto Nacional de Cancerología. Me satisface poder acompañarlos, escucharlos y darles un mensaje de esperanza, mientras aprendemos el arte de pintar en tela.

“No importa la situación que estemos viviendo, Dios está en control de todo proceso y siempre traerá lo mejor para nosotros. “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el SEÑOR—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11 NVI””

- Yury Alexandra Ortiz Triana – 39 años

Comments are closed.

//]]>