¿Cuáles son las recomendaciones para retomar la vida personal, laboral y social posterior al trasplante de médula ósea?
20 junio, 2022

...La verdad son seres humanos excepcionales, ángeles en la tierra. ...


EL INICIO… : El 07 de abril de 2014 me diagnosticaron con Leucemia Mieloide Crónica, después de experimentar pérdida rápida de peso, dolores y mucho cansancio, así como moretones en el estómago y las piernas.

Fue duro escuchar este diagnóstico. Cuando nos dicen cáncer lo primero que pensamos es “me voy a morir”; vienen las dudas, la incertidumbre, si funcionará o no el tratamiento, qué secuelas me puede ocasionar, en fin, son muchas las preguntas que rondaron mi cabeza, incluida ¿por qué a mí?.
LO MÁS DIFICIL… Después de esto vino la aceptación, entender que la enfermedad ya hacía parte de mi vida y que tenía que hacer un tratamiento, pensando en que podía salir victoriosa. Sin embargo, mi caso fue más difícil comparado con la experiencia de la mayoría de pacientes con este diagnóstico, quienes normalmente responden muy bien al tratamiento. Yo tuve que recibir todas las líneas de tratamiento disponibles para este diagnóstico, y no logré la respuesta esperada; mi enfermedad no lograba ser controlada adecuadamente. A diferencia de otros pacientes con LMC, tuve muchas hospitalizaciones porque mi leucemia evolucionó a una fase blástica, debido a que fue refractaria a los tratamientos recibidos. Fue ahí cuando me dijeron que era necesario el trasplante de médula ósea. Este procedimiento se llevó a cabo el pasado mes de diciembre, con muy buenos resultados.

siendo un éxito total, estoy en recuperación, pero a la fecha, todo va perfecto, tuve el mejor donante del mundo ( mi hermoso hijo). Hago un paréntesis, no ha sido fácil el proceso, pues han habido momentos en donde he querido dejar todo, me he cansado, los dolores eran muy fuertes, el aislamiento es muy fuerte, el aspecto físico y emocional cambia totalmente, las relaciones de pareja y familiares cambian, se pierden muchas cosas, bueno, Dios nos da la fortaleza y sabiduría para poder sobrellevar todo y salir victoriosos.
EL APRENDIZAJE…Aprendí que todo en su momento y su tiempo. Vivimos en un mundo donde todo es para ya, rápido, no nos detenemos a mirar lo valiosa que es la salud y la vida. Por vivir en el acelere nos olvidamos de lo primordial. En el momento en el que recibimos un diagnóstico positivo, el mundo se detiene para nosotros y allí es donde empezamos a valorar cada instante de la vida, a ser más agradecidos, a tener empatía con los demás y a ser más solidarios. Si todos supiéramos lo difícil que es estar en un hospital, agradeceríamos más, amaríamos más, y seríamos mejores seres humanos.
LO MÁS VALIOSO… Lo más valioso, es que volví a nacer, estoy viva después de un proceso tan fuerte. Solo los que hemos pasado por esto y logramos sobrevivir lo sabemos. Valoro mi vida, mi familia, la comida, el poder respirar, caminar. Valoro el no ser tan exigente conmigo misma y con mis hijos, ahora disfruto todos los momentos por simples que sean, porque por andar con el corre corre de todos los días se nos olvidan los pequeños momentos.
MI EXPERIENCIA CON LA FUNDACION… El personal ha estado pendiente de todo mi proceso, tanto de mi salud física como emocional. Me apoyaron con las barreras de acceso que presenté con la autorización de algunos medicamentos y procedimientos. He recibido acompañamiento emocional antes y después del trasplante. La verdad son seres humanos excepcionales, ángeles en la tierra.

“El personal ha estado pendiente de todo mi proceso, tanto de mi salud física como emocional. Me apoyaron con las barreras de acceso que presenté con la autorización de algunos medicamentos y procedimientos. He recibido acompañamiento emocional antes y después del trasplante. La verdad son seres humanos excepcionales, ángeles en la tierra. ”.

- Ludivia Ariza Ramírez- 41 años

Comments are closed.

//]]>