Impacto de la relación médico paciente en el HEMATO EXCHANGE LATAM SUMMIT 2022, llevado a cabo en Panamá.
20 junio, 2022
Ludivia Ariza Ramírez- 41 años
20 junio, 2022

¿Cuáles son las recomendaciones para retomar la vida personal, laboral y social posterior al trasplante de médula ósea?


Boletín No. 113 Marzo-Mayo 2022

Después de un trasplante de medula ósea predominan por un tiempo los síntomas de astenia y adinamia que en otras palabras se traduce en cansancio o debilidad, lo cual se debe a la quimioterapia a altas dosis que acompañan este procedimiento.

Luego de un trasplante de medula ósea se deben tener ciertas restricciones de aislamiento, ya que en los primeros días o meses no funciona de manera adecuada la inmunidad, es decir, las defensas. Esto es clave, ya que lo que marca el pronóstico serán las infecciones que son una importante causa de mortalidad en los pacientes.

Por lo tanto, se debe mantener el aislamiento social, con uso de tapabocas, evitar el contacto con personas enfermas respiratorias y el lavado frecuente de manos. Este tipo de restricciones se mantienen los primeros meses del trasplante. La vida personal se irá restaurando paulatinamente al igual que la laboral y social, en virtud de que estos síntomas desaparezcan y el conteo celular este estable, disminuyendo así el riesgo de infecciones.

¿Cuánto tiempo puede tardar este proceso de retomar la vida? Este proceso depende del tipo de trasplante, si es un trasplante autólogo (del mismo paciente) que se utiliza en mieloma y linfoma generalmente, el proceso puede ser más corto, alrededor de 3-6 meses. Sin embargo, cada individuo es diferente y la tolerancia a la quimioterapia también es particular en cada ser humano. En los trasplantes alogénicos (donante diferente) que se usa en leucemia, el proceso es más largo y puede durar alrededor de 6 meses a 1 año.
VIVIANA OLAYA COLORADO
Hemato oncóloga especialista en Trasplante de médula ósea
Coordinadora Trasplante Medula Ósea
Centro Oncológico de Antioquia

Comments are closed.

//]]>